Añadir respiraciones a las compresiones logró mejores resultados en la RCP por espectador en niños

Conflictos de interés

15 de noviembre de 2016

NUEVA ORLEANS, EEUU. La reanimación cardiopulmonar (RCP) por espectador se asoció a tasas más altas de sobrevida global y resultados neurológicamente favorables después del paro cardiaco pediátrico extrahospitalario en un nuevo estudio. Además, la RCP habitual trajo consigo mejores desenlaces que la RCP con sólo compresión.[1]

El estudio fue presentado el 12 de noviembre en el congreso anual de la American Heart Association 2016 y publicado en versión electrónica simultáneamente en JAMA Pediatrics.

Los autores, dirigidos por la Dra. Maryam Naim (Hospital de Niños de Filadelfia, PA), afirman que a su entender, este es el primer estudio enfocado en los resultados de la reanimación cardiopulmonar habitual y la realizada sólo con compresiones, en pacientes pediátricos, que se haya llevado a cabo en Estados Unidos.

Dicen que hay varios hallazgos importantes del estudio que cabe resaltar:

  • La reanimación cardiopulmonar por espectador fue proporcionada a 47% de estos niños después de un paro cardiaco, la cual es una frecuencia mayor que la comunicada con anterioridad.

  • La reanimación cardiopulmonar por espectador se asoció a tasas más altas de sobrevida hasta el alta hospitalaria, y de sobrevida neurológicamente favorable, que las antes comunicadas en Estados Unidos.

  • Existe una discrepancia racial en la aplicación de reanimación cardiopulmonar por espectador.

  • Se proporcionó renimación cardiopulmonar con sólo compresión y RCP habitual en un número similar de paros, pero la habitual se asoció a mejores resultados que la efectuada con sólo compresión.

  • La reanimación cardiopulmonar habitual, lo mismo que la RCP realizada con sólo compresión, se asoció a mejores desenlaces que ninguna RCP llevada a cabo en niños de 1 a 18 años.

  • Aunque los lactantes representaron el grupo de edad más extenso, la reanimación cardiopulmonar por espectador se vinculó a mejores resultados sólo en lactantes, cuando se aplicaron también ventilaciones.

Los autores concluyen que los esfuerzos de salud pública para mejorar la aplicación de reanimación cardiopulmonar en grupos minoritarios y aumentar la utilización de habitual por espectador, pueden mejorar los desenlaces en los paros cardiacos extrahospitalarios en pacientes pediátricos.

Los investigadores analizaron la información de niños de 18 y menos años de edad, de la base de datos CARES (Cardiac Arrest Registry to Enhance Survival) entre enero de 2013 y diciembre de 2015.

De los 3900 niños con paro cardiaco extrahospitalario, 2317 (59,4%) eran lactantes, 2346 (60,2%) del género femenino y 3595 (92,2%) tenían ritmos no susceptibles de choque. La reanimación cardiopulmonar por espectador se llevó a cabo en 1814 niños (46,5%) y fue más frecuente para niños caucásicos (56,3%) que para niños afroestadounidenses (39,4%) y niños hispanoamericanos (43,3%).

La sobrevida global fue de 11% y la sobrevida neurológicamente favorable (definida como una puntuación en la Categoría de Funcionamiento Cerebral, de 1 o 2 al momento del alta hospitalaria) fue de 9,1 por ciento.

En el análisis multifactorial, la reanimación cardiopulmonar por espectador se relacionó de manera independiente con una mejor sobrevida global, por contraposición a ninguna RCP por espectador (proporciones ajustadas, 13,2% frente a 9,5%; odds ratio [OR] ajustado: 1,57) y sobrevida neurológicamente favorable (10,3% frente a 7,6%; OR ajustado: 1,50). Para los 1411 niños con datos sobre el tipo de RCP que recibieron, 697 (49,4%) recibieron reanimación cardiopulmonar habitual y 714 (50,6%) recibieron RCP sólo con compresión.

En el análisis multifactorial, sólo la reanimación cardiopulmonar habitual se asoció a una mejor sobrevida neurológicamente favorable, en comparación con ninguna RCP aplicada por espectador (OR ajustado: 2,06).

Hubo una interacción significativa entre la reanimación cardiopulmonar por espectador y la edad. En los lactantes, la RCP realizada por espectador habitual se asoció a mejores tasas de sobrevida global y sobrevida neurológicamente favorable, en tanto que la RCP con sólo compresión tuvo resultados similares a los de ninguna RCP aplicada.

Los autores señalan que tanto las tasas de reanimación cardiopulmonar por espectador, como de sobrevida, fueron más altas en este estudio que en otros previos. Señalan que el incremento en la RCP por espectador puede ser secundario a un aumento de la RCP llevada a cabo con sólo compresión por espectadores no dispuestos a llevar a cabo la RCP habitual, con respiraciones de rescate, lo cual es respaldado por la observación en el presenete estudio de que un número casi igual de niños recibió RCP habitual y RCP con sólo compresión. Además, señalan que la mejora en las tasas de sobrevida supuestamente se debe al incremento de la reanimación cardiopulmonar por espectador observado en este estudio, así como a mejoras en el tratamiento subsiguiente al paro cardiaco.

Sin embargo, señalan que la tasa de sobrevida en los lactantes sigue siendo baja, y dado que las campañas de salud pública en la actualidad resaltan la aplicación de compresiones torácicas con respecto a las respiraciones (una técnica más difícil), "pueden necesitarse estrategias de salud pública alternativas para mejorar los resultados en este grupo de edad".

También resaltan la necesidad de intervención en las poblaciones afroestadounidenses e hispanoamericanas, en las que se podría llevar a cabo una estrategia de salud pública para mejorar la reanimación cardiopulmonar por espectador en los pacientes pediátricos.

En un comentario editorial complementario, [2] las Dras. Sarah E. Haskell y Dianne L. Atkins (Colegio de Medicina Carver de la Universidad de Iowa, Ciudad de Iowa, EEUU) dicen que este estudio "afirma que estamos haciendo progresos", pero resaltan que para aumentar más las tasas de RCP por espectador y para corregir la discrepancia racial en la aplicación de ésta, se necesitan iniciativas nacionales que instruyan sobre la reanimación cardiopulmonar. "Lograr una respuesta del público generalizada y eficaz al paro cardiaco en todo el país, es decisivo para mejorar los desenlaces de un problema eminentemente tratable", concluyen.

Los autores refieren no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. Haskell y Atkins reciben apoyo moderado con insumos del Hospital de Niños de Filadelfia para participar en un proyecto de reanimación cardiopulmonar intrahospitalaria.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....