Especialistas defienden que la cirugía bariátrica en los pacientes pediátricos no debe ser negada

Teresa Santos; Dra. Ilana Polistchuck

Conflictos de interés

14 de octubre de 2016

La obesidad en la niñez y en la adolescencia es un desafío actual. Los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que, en general, el número estimado de niños menores de cinco años con exceso de peso se estimaba en más de 42 millones en 2013 y, en total, casi 31 millones viven en países en vías de desarrollo.[1] Dada la gravedad de la situación, algunos expertos comienzan a defender la necesidad de, en algunos casos, llevar a cabo la cirugía bariátrica en pacientes pediátricos con obesidad. Una de estas voces es el Dr. Aayed Alqahtani, cirujano de la King Saud University en Riyadh, Arabia Saudita. En un simposio celebrado durante el 21º Congreso Mundial de la Federación Internacional de Cirugía de la Obesidad y Trastornos Metabólicos (IFSO) 2016, el Dr. Alqahtani argumentó que la cirugía puede representar, en determinados, la única posibilidad de salvar la vida de estos niños.

El cirujano, quien ya ha operado a pacientes pediátricos obesos de cuatro años de edad, recordó que los estudios muestran que el índice de masa corporal (IMC)  en la infancia está asociado con la obesidad en la vida adulta.[2] Además, citó varias comorbilidades asociadas con la obesidad en la infancia, por ejemplo, lesiones neurocognitivas[3], diabetes de tipo 2[4] y riesgo cardiovascular.[5]

La cirugía bariátrica, dijo el Dr. Alqahtani, ha demostrado ser segura y exitosa en pacientes pediátricos.[6,7]  El especialista señaló, sin embargo, que los grupos de pacientes pediátricos más jóvenes siguen excluidos de la mayoría de las directrices. Recordó, por ejemplo, un estudio publicado en 2013 en International Journal of Environmental Research and Public Health[8] que evaluó la opinión de los miembros de la British Obesity and Metabolic Surgery Society y los profesionales de atención primaria sobre cirugía bariátrica en adolescentes. Los autores observaron que la mayoría de los participantes consideraron que la cirugía bariátrica debe ser ofrecida solamente a pacientes mayores de 16 años

El Dr. Alqahtani recordó que la prevalencia de comorbilidades en pacientes pediátricos con obesidad es similar a la de los pacientes adolescentes con obesidad, pero la gravedad es mayor en el primer grupo. Destacó que la cirugía bariátrica es una opción metabólica eficaz para los niños pequeños, ya que resuelve muchas enfermedades, entre ellas, diabetes e hiperlipidemia, en todos los grupos etarios.

"Cuando hay disponibilidad de una solución comprobada como segura y eficaz, y no existe riesgo para la vida, negar la cirugía bariátrica en los pacientes pediátricos simplemente basados en la edad, no es ético", defendió el médico.

Para el Dr. Samer Mattar, profesor e jefe de la División de Cirugía Bariátrica de la Oregon Health & Science University, en Portland(EEUU),  quien habló sobre los aspectos éticos y jurídicos de la cirugía bariátrica en pacientes pediátricos, esta cuestión implica varios retos, como por ejemplo: "El hecho de que los pacientes pediátricos con obesidad aún están en desarrollo físico y mental y el hecho de que sean vulnerable y tengan una autonomía reducida".

Sin embargo, según el cirujano estadounidense, se sabe que los pacientes con obesidad están sujetos a los prejuicios, el estigma y la discriminación. "La obesidad está siendo vista por muchos como una elección y una responsabilidad personal, lo cual hace que el niño se sienta culpable y avergonzado", recordó. Pero, los padres también pueden percibir la obesidad de los niños como un fracaso personal y "ver a la cirugía como una solución conveniente".

El ámbito socioeconómico también es pertinente porque, según el Dr. Mattar, niños de familias con bajos ingresos y las minorías son desproporcionadamente afectados por la obesidad. El doctor también destacó la falta de estudios a largo plazo, con resultados de alta calidad sobre el tema.

Posibles técnicas

Si la cirugía bariátrica es un posible recurso para el tratamiento de los pacientes pediátricos con obesidad, ¿cuál sería la mejor técnica? Para intentar responder a esta pregunta, el Dr. Marcos Leão Vilas Bôas, de la Sociedad Brasileira de Cirugía Bariátrica y Metabólica (SBCBM) y director de la Clínica Baros - Cirugía Bariátrica y Metabólica, en Salvador (Bahía), presentó durante la ponencia diferentes procedimientos posibles. Según él, la evidencia apunta a tres principales: en primer lugar, es la derivación gástrica (bypass gástrico), seguido por el la gastroplastía en manga (manga gástrica) y luego el uso de las bandas (banda gástrica).

La Dra. Marina Kurian, miembro del American College of Surgeons, de la Society of American Gastrointestinal and Endoscopic Surgeons (SAGES) y de la American Society for Bariatric Surgery , presentó datos sobre el papel de las bandas en el tratamiento quirúrgico de pacientes adolescentes con obesidad, resaltando la necesidad de una selección cuidadosa de los pacientes, así como el seguimiento a largo plazo. Además, señaló que el dispositivo no debe estar demasiado apretado y que hay una necesidad de empleo de medicamentos y la realización anual de un esofagograma.

Impacto psicológico de la cirugía

El Dr. Adriano Segal, psiquiatra, responsable del área de Psiquiatría y Trastornos Alimenticios de la Asociación Brasileira para el Estudio de la Obesidad y el Síndrome Metabólico (ABESO) y psiquiatra de AMBOS (Ambulatorio para la obesidad y el síndrome metabólico en el Departamento de Endocrinología y Metabolismo de la Facultad de Medicina de la USP), citó un estudio publicado en International Journal of Obesity[9]que reportó que dos tercios de los pacientes adolescentes sometidos a tratamiento quirúrgico contaban con antecedentes de psicopatología. Después del procedimiento, la calidad de vida aumentó significativamente entre los pacientes.

Los beneficios en el corto plazo en otros parámetros también han sido reportados después del tratamiento quirúrgico. Citó, por ejemplo, mejora en los síntomas de ansiedad, depresión, ira y mejora en el autoconcepto. [10,11] Por otro lado,  algunos estudios muestran que aproximadamente el 20% de los adolescentes pueden experimentar problemas de salud mental sustanciales después de la cirugía bariátrica. [12] En un estudio publicado este año en Surgery for Obesity and Related Diseases los investigadores llaman la atención a la alta prevalencia de ideación suicida en adolescentes, dos años después de la cirugía y defienden la indicación de un seguimiento.

Según el médico, después de la cirugía bariátrica en esta población se necesita atención también al abuso de sustancias, en particular, el abuso del alcohol.

"Esta situación debe ser cuidadosa e continuamente tratada", dijo, señalando que "el cuidado de la salud mental después de la cirugía es obligatorio, no opcional: la valoración psiquiátrica en conjunto con la atención psicológica es la elección correcta".

Posicionamiento de la Sociedad Brasileira de Cirugía Bariátrica y Metabólica

El Dr. Alvaro Ferraz (Universidad Federal de Pernambuco), recordó que un estudio publicado este año en Endocrinology & Metabolism Clinics resume que la cirugía bariátrica en esta población es más eficaz que el tratamiento conservador.[13]

En Brasil, según el Conselho Federal de Medicina (CFM), los jóvenes de entre 16 y 18 años podrán ser sometidos a cirugía bariátrica, considerando los riesgos y los beneficios del procedimiento. Además, los pediatras deben ser parte del equipo multidisciplinario y se debe considerar la consolidación de los cartílagos de la epífisis de crecimiento de las muñecas.

"La literatura ha demostrado que la cirugía bariátrica en adolescentes no es un procedimiento experimental", concluyó.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....