Roxana Tabakman

Conflictos de interés

5 de octubre de 2016

RÍO DE JANEIRO, BRASIL. "El gran beneficio de ser un académico es que  uno puede probarse a sí mismo, y es perfectamente aceptable equivocarse". Así fue  como empezó su conferencia dentro de la sesión ¿Qué nos enseñó la cirugía metabólica? el irlandés Carel Le Roux, del  Centro de Investigación de Complicaciones de la Diabetes, del University College de Dublin.  Interesado en la medicina personalizada, colocó  el foco en saber cuánto peso es necesario perder para mejorar la salud.

           

Dr. Carel Le Roux. Imagen: cortesía IFSO/Manuela Cavadas

           

"Los riesgos cardiovasculares (CV) se reducen con un  15% de descenso de peso. Si pensamos en asma, es necesario mucho menos. Sin  embargo, para detectar una mejora en la calidad de vida percibida, el valor es  aproximadamente 20 %."

El investigador partió del hecho de que muchos  pacientes derivados a los servicios de cirugía bariátrica cumplen con tres o más  factores de riesgo del cluster que establece  la definición del síndrome metabólico: Obesidad central (perímetro de cintura) hombres  ≥ 102cm y mujeres: ≥ 88 cm); Triglicéridos ≥ 8,3  mmol/L (≥ 150 mg/dl) o tratamiento farmacológico; Colesterol HDL  < 2,2 mmol/L (< 40 mg/dl) en hombres y < 2,8 mmol/l (< 50 mg/dl) en  mujeres o tratamiento farmacológico; Presión sistólica ≥  130 mm Hg o presión diastólica ≥ 85 mm Hg o tratamiento farmacológico;  Glucosa en ayuno ≥ 5,6 mmol/L (≥ 100 mg/dl). 

El equipo del Dr. Leroux trabajó para identificar en qué  momento de la pérdida de peso de estos pacientes se observaban mejoras en su salud.  El monitoreo de estos parámetros de síndrome metabólico era una forma fácil de  medirlo. Contaban con la ventaja de tener pacientes operados por laparoscopia  con banda gástrica ajustable en quienes, diferente de lo que ocurre con la  cirugía de bypass, la pérdida de peso  es gradual.

           

Dra. Wendy Brown. Imagen:  cortesía IFSO/Manuela Cavadas

           

Medscape habló con la profesora Wendy Brown, líder del proyecto, del Departamento de Cirugía  del Centro para Investigación y Educación de la Obesidad, en la Universidad  Monash en Australia. La Dra. Brown explicó en más detalle el estudio  observacional prospectivo de cohorte de los pacientes obesos con síndrome metabólico  (criterios ATP III) en el que se basó la conferencia.

"Comenzamos con 107 pacientes con un índice de masa  corporal (IMC) de 42,4 ± 6,2 kg, los seguimos mes a mes, por nueve meses y  después cada tres meses por dos años. Al mes 24, la pérdida de peso media fue  de casi un 20% (pérdida de peso 18.4 ± 7.6%; IMC final: 34.7 ± 6.4 kg/m2),  y habían tenido grandes mejoras de salud. Pero antes que eso, con pérdidas  menores del 10 al 15% del peso total, o del 25 al 30% del exceso de peso como quieras  expresarlo, el Síndrome Metabólico se había resuelto en muchos de los pacientes".

El punto en el que las personas empiezan a tener  beneficios reales se observa a partir de una pérdida de peso del 10 al 15%, con  la resolución del síndrome metabólico en el 67% a los 12 meses y 80% a los 24  meses. O sea, en muchos pacientes los beneficios para la salud de la pérdida de  peso ocurren antes de que haya una pérdida de peso importante. (Nota: El artículo está en revisión para su publicación).

"Como para definir el Síndrome Metabólico hacen falta  superar los niveles deseados en tres parámetros, es suficiente con bajar dos, por  ejemplo, para tener una ventaja en salud - resalto el Dr. Le Roux. Lo que primero  se alcanza es el nivel deseado de triglicéridos, después el de colesterol HDL y  glucosa, en tercer lugar, se normaliza la presión arterial y finalmente cambia  la circunferencia de la cintura." Según la variable que se quiera solucionar,  el nivel de pérdida de peso que se debe alcanzar es distinto.

           

Variable   

           
           

% total    de pérdida de peso corporal para 50% de resolución

           
           

Síndrome    metabólico   

           
           

12,8 (11,3 a 14,4)

           
           

Nivel    de triglicéridos                   

           
           

7.0 (4,7 a 9,3)

           
           

HDL                  

           
           

11,1 (8,5 a 13,8)

           
           

Glucosa                               

           
           

11,2 (6,7 a 15,7)

           
           

Presión    Arterial                 

           
           

19,8 (16,8 a 22,8)

           
           

Circunferencia    de la cintura  

           
           

28,7 (24,9 a 32,5)

           
           

Fuente: Dr. Carel Le Roux / Conferencia IFSO 2016
           

           

Llevar a los pacientes a un peso inferior conlleva  claramente un mayor beneficio al disminuir más parámetros del síndrome  metabólico. "Un paciente que bajó su IMC de 50 a 35 es más saludable que uno de  35 que nunca bajo de peso – resalta el Dr. Le Roux. El proceso de bajar de peso  deja al paciente en un estado de salud mejor, que lo que el IMC real sugiere".

La proteína C reactiva también mejoró progresivamente  con la pérdida de peso.

Los investigadores calcularon posteriormente el riesgo  cardiovascular a diez años, basado en el algoritmo de riesgo de la ecuación de Framingham  (FRE). Partiendo de un nivel inicial de 17,0% (7,2 a 33,5%), observaron una  disminución estadísticamente significativa del riesgo entre 5-10 % de reducción  de peso corporal. "Los pacientes pasan del riesgo cardiovascular alto al medio.  Una pérdida de un 10% al 15% es razonable, se alcanzan los beneficios. Pero un  aumento adicional en la reducción de peso correlaciona con mejoría en más parámetros.  En este caso, más es más," concluye Le Roux.

"La cirugía bariátrica es muy buena para controlar el Síndrome  Metabólico y la diabetes, también posiblemente enfermedades cardiovasculares,  pero el 30% de la población mundial padece obesidad, y no se le puede hacer a todos  cirugía bariátrica", reflexiona la Dra Brown. "Debemos tener objetivos  realistas, que la gente pueda alcanzar. Entonces si nuestros objetivos son los  de mejorar la salud, creo que tenemos que desafiar conceptos y redefinir los  objetivos".

La    doctora Brown tiene planeado el seguimiento de los pacientes por cinco años.    El objetivo es mantener la reducción de peso de 10 a 15 por ciento, lo que    por lo general requiere el uso de medicamentos. Ella también está interesada    en métodos más conservadores, "hay nuevos fármacos en camino, estamos    interesados en ver si se logran efectos similares". 

 
Debemos tener objetivos realistas, que la gente pueda alcanzar.
 
Dra. Wendy Brown

"La cirugía bariátrica proporcionó un gran  conocimiento de cómo y porque las personas pierden peso y mejoran la salud, y  si podemos aprender cómo estos procedimientos funcionan, podemos trasladarlo a  tratamientos más fáciles de implementar en la comunidad" finalizó la Dra. Brown.

La visión del Dr. Le Roux va mucho más allá: "La  obesidad es una enfermedad del área subcortical del cerebro. Si podemos mostrar  como la cirugía bariátrica cambia las áreas subcorticales del cerebro que  controlan el hambre y la sensación de saciedad descubriremos como la cirugía bariátrica  influye sobre el órgano que causa la enfermedad." [1]

La Dra. Brown refiere  apoyo económico para el registro de cirugia bariátrica del Commonwealth de Australia,  Apollo Endosurgery, Covidien, Johnson and Johnson, Gore and Applied Medical. Desde la presentación inicial del artículo científico  relacionado con su investigación ha recibido honorarios como orador de Merck  Sharpe and Doh me  y remuneración económica por participar como asesor científico en un consejo asesor para Novo Nordisk. El Prof. Le Roux refiere no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....