La actividad moderada reduce los riesgos de enfermedad cardiovascular en los mayores de 65 años

Larry Hand

Conflictos de interés

1 de septiembre de 2016

ROMA, ITALIA. Los individuos que tienen más de 65 años pueden ayudar a reducir su riesgo de muerte de origen cardiovascular e infarto de miocardio manteniendo o comenzando una actividad física moderada, según la nueva investigación presentada en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) 2016. [1]

"Si se practica ejercicio moderado, se reducen 31% las complicaciones cardiacas," dijo la Dra. Riita Liisa Antikainen (Universidad de Oulu, Finlandia) durante una conferencia de prensa el 27 de agosto de 2016. La reducción potencial es mayor de 50% para la muerte de origen cardiovascular, dijo.

El ejercicio recreativo parece tener beneficios cardiovasculares en muy diferentes grupos. Antes este año, investigadores dirigidos por la Dra. Andrea K. Chomistek (Escuela de Salud Pública Bloomington de la Universidad de Indiana) publicaron un estudio que reportó que la actividad física moderada condujo a una disminución del riesgo de nueva cardiopatía isquémica en mujeres más jóvenes de 20 a 44 años. Las caminatas vigorosas durante 2,5 o más horas por semana dieron lugar a una reducción del 35% en el riesgo de cardiopatía isquémica en comparación con las mujeres que informaron no caminar.

Dra. Riitta Liisa Antikainen

Antikainen y sus colaboradores llevaron a cabo un estudio de más de 2500 adultos de 65 a 74 años reclutados en el Estudio Nacional FINRISK entre 1927 y 2007. Evaluaron la relación entre las actividades físicas recreativas y el riesgo de enfermedades cardiovasculares y mortalidad mediante la administración de cuestionarios sobre conductas relativas a la salud así como la obtención de medidas clínicas como la presión arterial y el peso y la estatura, más las mediciones de laboratorio que incluyeron colesterol.

De los 2456 hombres y mujeres reclutados, 197 fallecieron a causa de enfermedad cardiovascular y 416 presentaron una primera complicación de enfermedad cardiovascular durante una media de seguimiento de 11,8 años.

Los investigadores clasificaron como actividad física escasa la lectura, mirar televisión o hacer trabajo doméstico; como actividad física moderada caminar, ciclismo u otro ejercicio ligero y como actividad física alta deportes recreativos o ejercicio intenso.

Determinaron que mantener la actividad física moderada reducía más de 30% el riesgo de presentar una complicación cardiovascular aguda y más de 50% la muerte de origen cardiovascular. Los grados de actividad física más altos dieron lugar a mayores reducciones, dijo el investigador.

El estudio fue financiado por el Instituto Nacional para la Salud y el Bienestar (THL) de Finlandia y respaldado por un apoyo económico de la Fundación Finlandesa para la Investigación Cardiovascular. Los autores refieren no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....