¿Es tiempo de retirar estos cinco procedimientos en medicina?

Stephanie Cajigal; Hallie Whitman

Conflictos de interés

15 de agosto de 2016

Evaluación prequirúrgica mediante radiografías de tórax

¿Qué dice la evidencia?

Las directrices de 2015 del American College of Radiology (ACR) recomiendan no obtener radiografías torácicas preoperatorias en pacientes con riesgo promedio. Según una recomendación del ACR dada a conocer como parte de la campaña Choosing Wisely® (Selección Prudente), una campaña de la Fundación ABIM para identificar procedimientos médicos costosos, sólo 2% de estas radiografías dan lugar a cambios en el tratamiento. [10-12]

Asimismo, en sus directrices de 2002 la American Society of Anesthesiologists (ASA) llegó a conclusión de que las pruebas preoperatorias tienen escasa utilidad en el tratamiento de pacientes durante el proceso quirúrgico. [13]

Estudios publicados por el American College of Physicians (ACP) y la American Academy of Family Physicians (AAFP) también respaldan la postura de que las radiografías torácicas no se debieran utilizar sistemáticamente antes de intervenciones quirúrgicas no cardiacas. [14,15]

¿Quién aboga por este procedimiento?

Las radiografías de tórax son recomendadas por la American Heart Association para los pacientes con obesidad mórbida que tienen riesgo de problemas cardiacos. La investigación muestra que las radiografías de tórax también se deben obtener en pacientes mayores de 60 años o en quienes tienen un potencial riesgo de cardiopatía o neumopatía. Esto se debe a que la probabilidad de hallazgos anormales en las radiografías torácicas aumenta en las personas de mayor edad.

¿Cuál es realmente la práctica?

Hasta al 92% de los pacientes se le había realizado una radiografía de tórax en el último periodo de acuerdo a un estudio publicado en JAMA Internal Medicine de 2015, en que se analizaron las tasas de uso de diversas pruebas preoperatorias identificadas mediante la campaña Selección Prudente. [16]

¿Hay una postura intermedia?

Aunque en el ámbito médico hay un acuerdo generalizado en que las radiografías de tórax preoperatorias tienen poco valor específico como procedimientos sistemáticos, los pacientes con algunos factores de riesgo específicos pueden beneficiarse de ellas. El protocolo del Instituto para la Mejora de los Sistemas Clínicos en 2014 recomendó las radiografías de tórax en pacientes quirúrgicos con síntomas nuevos o inestables de enfermedades cardiopulmonares. [17]

La ASA también reconoce que las radiografías de toráx preoperatorias se deben solicitar en pacientes fumadores o con síntomas de cardiopatía, EPOC o infecciones de las vías respiratorias altas, pues las radiografías pueden ser más útiles para dilucidar las anomalías. No obstante, la ASA aclara que esto no significa que las radiografías preoperatorias se debieran autorizar para uso sistemático en pacientes con riesgo promedio. [13]

¿Considera que se debieran retirar las radiografías torácicas preoperatorias en pacientes con riesgo promedio?

Siguiente: Tomografía para cefaleas y conmociones cerebrales

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....