Evidencia insuficiente para la detección sistemática mediante la exploración ginecológica

Diana Swift

Conflictos de interés

4 de julio de 2016

El proyecto de recomendaciones de la Comisión de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF) señala que existe evidencia insuficiente para evaluar el equilibrio de los riesgos y beneficios por el empleo de las exploraciones ginecológicas para detectar trastornos ginecológicos en mujeres asintomáticas, no embarazadas, de 18 y más años de edad.

La comisión llevó a cabo su primer análisis de la evidencia para este procedimiento y emitió su propuesta de declaración de recomendaciones y el borrador del análisis de la evidencia el 28 de junio. La "Detección de Trastornos Ginecológicos Mediante Exploración Ginecológica" jerarquiza los datos derivados de evidencia como "I" (insuficiente para hacer una recomendación a favor o en contra de tal detección). La comisión ha publicado el proyecto de recomendaciones, así como su primer análisis de evidencia sobre este procedimiento, en su página web y está pidiendo la opinión del público hasta el 25 de julio.

En el 2010 se llevaron a cabo más de 60 millones de exploraciones ginecológicas en Estados Unidos, de acuerdo con la declaración, y si bien las exploraciones ginecológicas se suelen realizar como parte de los exámenes físicos generales, no está clara su utilidad en mujeres asintomáticas. En su revisión sistemática de la evidencia, la comisión no identificó estudios que evaluasen las ventajas de la detección mediante exploración ginecológica en cuanto a mortalidad por todas las causas, morbilidad o mortalidad por enfermedades específicas o calidad de vida.

"Las mujeres con síntomas o problemas ginecológicos han de comentarlos con sus médicos en la práctica clínica", dijo la Dra. Maureen G. Phipps, maestra en salud pública, miembro de la comisión y presidenta del Departamento de Obstetricia y Ginecología, en la Escuela Médica Alpert, de la Universidad Brown, en Providence, Rhode Island, en un comunicado de prensa de la Comisión de Servicios Preventivos. "No existe suficiente evidencia para adoptar una resolución con respecto a la exploración ginecológica como procedimiento de detección de trastornos en mujeres asintomáticas, a no ser por cáncer cervicouterino, gonorrea y clamidia.

La comisión ha hecho recomendaciones individuales para la detección de estas tres enfermedades, utilizando pruebas que se suelen emplear durante las exploraciones ginecológicas, como la prueba de Papanicolaou, la prueba del papilomavirus humano y las pruebas de amplificación de ácido nucleico. Resaltó que la declaración actual está dirigida exclusivamente al empleo de las exploraciones ginecológicas para la detección de otros trastornos ginecológicos.

En cuanto a los riesgos relacionados con la detección sistemática, la síntesis reveló evidencia insuficiente para la mayor parte de los trastornos ginecológicos. En el cáncer ovárico, cuatro estudios sobre la precisión diagnóstica informaron tasas de resultados falsos positivos del 1,2% al 8,7%, y tasas de resultados falsos negativos del 0% al 100%. Las tasas de intervenciones quirúrgicas como resultado de exploraciones ginecológicas anormales fueron del 5% al 36% a un año, y el estudio más extenso informó una tasa de intervenciones quirúrgicas del 11% y una tasa de complicaciones del 1% al cabo de un año de hallazgos ováricos anormales en la exploración ginecológica.

Además, la baja prevalencia de cáncer de ovario en la población general dio lugar a bajos valores predictivos positivos: en más de 26.000 pacientes evaluadas en los cuatro estudios, más de 96% de los resultados positivos de la prueba fueron falsos positivos, señalan los autores.

En muy pocos estudios se informó sobre tasas de resultados falsos positivos y falsos negativos para la gama más amplia de trastornos ginecológicos, y en ninguno se cuantificó la ansiedad de la paciente u otros daños psicológicos relacionados con la detección mediante la exploración ginecológica. Se evaluó la precisión diagnóstica en otros tres trastornos: vaginosis bacteriana (dos estudios), tricomoniasis (un estudio) y herpes genital (un estudio). Estos estudios se realizaron en poblaciones con alta prevalencia y con grandes proporciones de pacientes sintomáticas, lo cual limita la extracción de conclusiones sobre la utilidad del cribado.

Los autores de la declaración señalan: "La evidencia es escasa y de calidad deficiente, y no se puede determinar el equilibrio de los riesgos y beneficios".

Señalan algunas discrepancias en las directrices actuales para el procedimiento entre médicos generales y especialistas. Si bien las recomendaciones del American College of Physicians y la American Academy of Family Physicians aconsejan no efectuar exploraciones ginecológicas para detección en mujeres adultas asintomáticas, no embarazadas, el American College of Obstetricians and Gynecologists respalda las exploraciones ginecológicas anuales en todas las mujeres a partir de los 21 años de edad.

"La comisión está exhortando a que se realice más investigación para comprender mejor los beneficios y los riesgos de las exploraciones ginecológicas como procedimiento de detección en mujeres sin ninguna manifestación o síntoma", dijo el miembro de la comisión, el Dr. Francisco García, maestro en salud pública, profesor de salud pública, obstetricia y ginecología en la Universidad de Arizona en Tucson, Arizona, en el comunicado de prensa.

En una declaración preparada, el Dr. Thomas Gellhaus, presidente del American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG), dijo: "Como el principal grupo de médicos del país que proporcionan atención médica a las mujeres, el ACOG resalta la importancia de que las mujeres acudan con sus ginecoobstetras al menos una vez al año. Además de las detecciones sistemáticas, las evaluaciones y el asesoramiento que pueden brindar los médicos en la práctica clínica, la consulta anual de revisión es una oportunidad para la paciente y su ginecoobstetra de analizar si la exploración ginecológica es adecuada para ella".

Continuó: "El ACOG está analizando el proyecto de declaración de recomendaciones de la USPSPF y la evidencia en la cual se basa, para evaluar si es necesario actualizar su guía sobre la exploración ginecológica sistemática. El ACOG recomienda exploraciones ginecológicas anuales para pacientes de 21 años o más de edad. Sin embargo, reconoce que esta recomendación está basada en la opinión de expertos y hay que reconocer las limitaciones de la exploración ginecológica pélvica en la detección sistemática".

Los autores han declarado no tener ningún conflicto de intereses pertinente.

procesando....