Los beneficios a 4 años del control glucémico intensivo son evidentes en la retinopatía diabética: ACCORDION

Marlene Busko

Conflictos de interés

27 de junio de 2016

NUEVA ORLEANS. En un estudio de pacientes con diabetes de tipo 2 que participaron en el estudio ACCORD (Action to Control Cardiovascular Risk in Diabetes) Eye Study y el estudio ACCORDION (ACCORD Follow-On) Eye Study, un periodo de 3,7 años de control estricto de la glucemia redujo a la mitad el riesgo de retinopatía varios años más tarde — un ejemplo de "memoria metabólica" — informan investigadores.

En concreto, 8 años después de un examen inicial, la retinopatía diabética había progresado 3 o más niveles en la escala de severidad del ETDRS (Estudio del tratamiento temprano de la retinopatía diabética) en el 12,7% de los pacientes que habían sido objeto de un control glucémico estándar frente al 5,8% de los pacientes con un control intensivo.

La Dra. Emily Y. Chew, directora delegada de la División de Epidemiología y Aplicaciones Clínicas del National Eye Institute en Bethesda, Maryland, presentó estos hallazgos el 11 de junio aquí en el congreso anual de la American Diabetes Association (ADA) 2016, y el estudio fue publicado simultáneamente en versión electrónica en Diabetes Care.

"Este estudio emite un mensaje poderoso a las personas con diabetes de tipo 2 que se preocupan por perder la vista", dijo la Dra. Chew. "La glucemia bien controlada tienen un efecto medible y duradero positivo en la salud visual".

¿Es necesario que se administre tratamiento concomitante con fenofibrato?

Dra. Emily Y. Chew

En el estudio ACCORD Eye Study también se evaluó el tratamiento hipolipemiante con fenofibrato (160 mg/día) más simvastatina a 3,7 años, lo que redujo el riesgo de avance de retinopatía frente al tratamiento solo con simvastatina. Sin embargo, en el estudio ACCORDION Eye Study, a los 8 años, 11,8% de los pacientes que habían recibido fenofibrato más simvastatina frente a 10,2% de los que habían recibido simvastatina tuvieron progresión de la retinopatía, lo cual no fue significativamente diferente.

La Dra. Chew dijo que este hallazgo parece indicar que puede ser necesario continuar el tratamiento con fenofibrato para mantener el beneficio, "pero se necesita más evaluación".

El control intensivo de la presión arterial, otro aspecto de los estudios, no tuvo ningún efecto sobre la retinopatía en el estudio ACCORD Eye Study ni en el ACCORDION Eye Study.

"Este es el primer estudio en personas con diabetes de tipo 2 de 10 años de duración y enfermedad cardiovascular documentada — a diferencia de los participantes con diagnóstico reciente en el UK Prospective Diabetes Study — en demostrar este efecto del control intensivo de la glucemia sobre el avance ulterior de la retinopatía según la Dra. Chew.

Sin embargo, la ventaja del fenofibrato no persistió y el control intensivo de la presión arterial no tuvo ningún efecto sobre la retinopatía, resumió.

El fenofibrato fue aprobado en Australia en 2013 para desacelerar el avance de la retinopatía diabética en pacientes con diabetes de tipo 2, el primer país en el mundo en aprobar la aplicación de este fármaco con base en los hallazgos del estudio FIELD (Fenofibrate Intervention and Event Lowering in Diabetes).

La red de investigación clínica de la retinopatía diabética financiada por el National Eye Institute en la actualidad está planeando un estudio clínico para explorar más a fondo el uso continuado de fenofibrato para controlar la retinopatía diabética.

Equilibrio entre los beneficios oculares y la señal de mortalidad en ACCORD

Como lo informó previamente Medscape Medical News, la Dra. Chew presentó algunos de los hallazgos del estudio actual en el Congreso Mundial de la Federación Internacional de Diabetes (IDF) 2015.

Los participantes en el estudio ACCORD habían tenido diabetes de tipo 2 en promedio durante 10 años al momento del reclutamiento y tenían cardiopatía documentada o por lo menos dos factores de riesgo además de la diabetes, entre ellos, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, obesidad y tabaquismo.

En el estudio ACCORD Eye Study se analizó a un subgrupo de 2856 participantes en ACCORD que no habían sido sometido a fotocoagulación con láser o vitrectomía por retinopatía diabética proliferativa, pero que tenían fotografías estereoscópicas de fondo de ojo de siete campos (basales y a 4 años).

El estudio ACCORDION Eye Study contó con 1310 participantes, incluidos 762 que participaron en el subestudio de reducción de lípidos y 548 que participaron en el subestudio de reducción de la presión arterial.

Al inicio del estudio ACCORD Eye Study en el 2003, los participantes en los grupos de control intensivo y estándar de la glucemia tenían una HbA1c inicial de 8,1% y 8,2%, respectivamente.

Cuando se suspendió el estudio ACCORD a los 3,7 años debido a un aumento del riesgo de muerte con el control intensivo de la glucemia, los participantes en los grupos con control intensivo frente a estándar de la glucemia tuvieron una HbA1c de 6,4% y 7,7%, respectivamente.

El estudio ACCORDION Eye Study — que se llevó a cabo entre 2010 y 2014 — reveló que persistió el menor riesgo de progresión de la retinopatía en los participantes que habían recibido control intensivo de la glucemia en ACCORD.

Avance de la retinopatía diabética, tratamiento intensivo frente a estándar

Intensivo frente a estándar Odds ratio ajustadas (Intervalo de confianza del 95%) p
Control de la glucemia 0.42 (0.28 –0.63) <0.0001
Reducción de lípidos 1.13 (0.71–1.79) 0.60
Tratamiento de la presión arterial 0.21 (0.61–2.40) 0.59

"Los resultados del estudio ACCORDION parecen indicar que la reducción de la glucemia puede disminuir la progresión de la retinopatía en una etapa relativamente tardía en la evolución de la diabetes de tipo 2 y que los cambios en la glucosa incluso a corto plazo tienen un efecto. Sin embargo, las ventajas del tratamiento intensivo de la glucemia se deben analizar tomando en cuenta los riesgos potenciales, muy notablemente el aumento del riesgo de muerte observado en ACCORD", de acuerdo con un comunicado de prensa emitido por el National Eye Institute de Estados Unidos, para anunciar estos últimos resultados del estudio.

ACCORD fue financiado por el Heart, Lung and Blood Institute, y diversas compañías proporcionaron medicamentos para el estudio. ACCORDION fue financiado por el National Heart Lung and Institute Blood y por el National Eye Institute (NEI) de National Institutes of Health. La Dra. Chew informa no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. Las declaraciones de conflictos de interés de los coautores se enuncian en el artículo.

procesando....