La estimulación magnética transcraneal puede disminuir el impulso por comer en pacientes con obesidad

Marlene Busko

Conflictos de interés

24 de junio de 2016

Un estudio de 9 meses en 16 pacientes con obesidad que recibieron varias sesiones de estimulación magnética transcraneal (EMT) repetitiva o tratamiento simulado indica que la EMT puede ayudar a los pacientes con obesidad a disminuir el impulso por comer, pero según sus autores, son hallazgos preliminares y deben evaluarse en estudios con más pacientes y más prolongados para confirmar la seguridad y la eficacia.

El Dr. Livio Luzi, profesor de fisiología de la Universidad de Milán y del Instituto Científico San Raffaele, en Milán, Italia, presentó sus hallazgos durante una sesión sobre metodología de intervención para la pérdida de peso el 12 de junio en el congreso de la American Diabetes Association (ADA) 2016.

Declaró a Medscape Medical News que "la idea surgió cuando estuvo en una presentación en Europa en la que los psiquiatras estaban utilizando esta técnica para trastornos de adicción. La FDA de Estados Unidos aprobó esta técnica hace 7 años para tratar la depresión grave. Los organismos reguladores europeos aprobaron recientemente la EMT para dejar de fumar y un estudio reciente (Biol Psychiatry. 2013;73: 714-720) se observaron efectos beneficiosos.

La estimulación magnética transcraneal repetitiva estimula los centros encefálicos de recompensa y dado que "la obesidad puede considerarse una adicción a la comida y la vía de la recompensa es la misma que en otras adicciones" el Dr. Luzi se planteó si la EMT podría prevenir los deseos compulsivos de comida – como sucedió en este estudio de 9 semanas. Explicó que "ahora está esperando los resultados a los 6 meses" del estudio que actualmente se encuentra en curso.

"Es la presentación más interesante que he visto en todo el congreso" señaló el Dr. Frederico GS Toledo, moderador de la sesión y profesor de medicina de la Universidad de Pittsburgh, en Pennsylvania.

Comentó a Medscape Medical News que "los datos preliminares son alentadores y tiene posibilidades de convertirse en una intervención muy efectiva, pero es muy importante que hagamos estudios de eficacia a los 6 meses o incluso a más largo plazo, así como estudios de seguridad a largo plazo".

En la actualidad hay pocas opciones para tratar la obesidad, como cambios del estilo de vida, dispositivos como los balones gástricos y la cirugía bariátrica. El Dr. Toledo explicó que "si este estudio avanza y muestra eficacia y seguridad, la estimulación magnética transcraneal se convertirá en otra opción efectiva, y por esta razón creo que estos datos preliminares son tan importantes y muy alentadores".

Modificación de la vía cerebral de recompensa

Cuando se presentan fotografías de los alimentos favoritos a las personas obesas sus áreas cerebrales del "sistema de recompensa" se activan, pero disminuye la liberación de dopamina en comparación con la respuesta en personas de peso normal, por lo que tienden a comer en exceso, explicó el Dr. Luzi.

Los investigadores plantearon la hipótesis de que tratar a los pacientes con EMT profunda repetitiva provoca saciedad y pérdida de peso.

Incorporaron al estudio 16 pacientes con un índice de masa corporal de 34 y les asignaron al azar a recibir EMT de alta frecuencia (18 Hz) (grupo de tratamiento, ocho pacientes), EMT de baja frecuencia (1 Hz) (grupo de control, tres pacientes) o tratamiento simulado (cinco pacientes).

La EMT de baja frecuencia (1 Hz) disminuye la excitabilidad cortical, mientras que la EMT de alta frecuencia (> 3 Hz) la aumenta (por lo que era previsible que el grupo de 18 Hz presentara un aumento de la liberación de dopamina en respuesta a estímulos alimentarios), explicó el Dr. Luzi.

Al inicio, a las 5 semanas de tratamiento y 1 mes más tarde los participantes contestaron  un cuestionario de ingesta alimentaria, se determinó su peso y se obtuvo una muestra de sangre para analizar parámetros metabólicos.

Las sesiones de EMT y de tratamiento simulado se aplicaron tres veces por semana durante 5 semanas. Antes de la sesión EMT o simulada, se mostraron a los pacientes imágenes de sus alimentos favoritos (estímulos). Recibieron EMT profunda (bobina H) centrada en la corteza prefrontal y en la ínsula de manera bilateral o tratamiento simulado.

Todos los pacientes fueron aconsejados por un nutricionista y por un entrenador de actividad física cada 2 semanas.

Pérdida de peso significativa a las 5 semanas del tratamiento EMT

A las 5 semanas, los pacientes que recibieron EMT de alta frecuencia habían perdido 4,5 kg y sus deseos compulsivos de comida disminuyeron un 34% - una cifra significativamente más alta que los cambios en otros pacientes. Estos pacientes siguieron perdiendo peso y un mes más tarde habían perdido un 3,2% de su peso inicial.

Con la intervención en el estilo de vida como medida única, los pacientes del grupo de controles con tratamiento simulado perdieron un 1,8% de su peso inicial, según el Dr. Luzi.

A las 5 semanas, los pacientes del grupo de EMT de alta frecuencia lograron un descenso significativo de la concentración plasmática de glucosa, colesterol y cortisol, y un aumento significativo de la adrenalina en comparación con los valores iniciales. Estos cambios no estaban presentes en los demás participantes.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que "estos resultados avalan la utilidad de la EMT repetitiva como tratamiento novedoso prometedor de la obesidad".

Si los pacientes empiezan a recuperar el peso perdido o si reaparecen los impulsos por comer, pueden administrarse sesiones adicionales de EMT, comentó el Dr. Luzi.

Planteó que, al menos en teoría, las personas tratadas con EMT para la obesidad pueden presentar una mejoría en otros trastornos adictivos (como fumar o jugar a juegos de azar) porque la EMT estimula el mismo centro cerebral de recompensa.

Según el Dr. Luzi, "los pacientes están muy contentos con esta técnica".

"Les parece muy adecuada. Tenemos muchos pacientes esperando, estamos recibiendo muchas llamadas telefónicas… No es un problema de apego, quieren recibir este tratamiento".

Los investigadores van a seguir estudiando a estos pacientes durante 6 meses más.

El Dr. Luzi es asesor de AstraZeneca y Johnson&Johnson, y consultor de McKinsey & Company. Recibe fondos para investigación de MOVI Group y ha actuado como ponente para Eli Lilly, Menarini Group, Novo Nordisk, Sigma-Tau y Sunstar. Los demás autores no tienen relaciones económicas relevantes.

procesando....