MammaPrint identifica cuáles pacientes con cáncer de mama pueden prescindir de quimioterapia

Zosia Chustecka

Conflictos de interés

22 de abril de 2016

Resultados relevantes para Estados Unidos

Al pedirle su comentario, el Dr. Clifford Hudis, jefe del servicio de medicina de mama en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center, dijo a Medscape Medical News que los nuevos datos de Europa “son relevantes para Estados Unidos”.

“Uno de los factores que impulsó el empleo de la otra prueba, Oncotype Dx, fue la disponibilidad de datos que señalaban que se podía utilizar para seleccionar o no la adición de quimioterapia al tratamiento endocrino adyuvante en los tumores positivos al receptor hormonal”, dijo. Con los nuevos datos, la prueba MammaPrint “podrá satisfacer un rol similar al ayudar como guía a los médicos para una mejor decisión de tratamiento personalizado”.

“Un aspecto clave de este nuevo resultado es que proporciona evidencia adicional de que las pruebas genómicas realmente pueden desempeñar un papel en la atención clínica cotidiana a pacientes con cáncer de mama en etapa temprana”, dijo el Dr. Hudis.

Detalles de los resultados

Cuando se inició el estudio MINDACT en 2007, contó con la participación de pacientes con cáncer de mama en etapa temprana y sin afectación de ganglios linfáticos, pero se modificó el protocolo en 2009 para permitir también la participación de personas con uno a tres ganglios afectados, señaló la Dra. Piccart. En la población del estudio general, aproximadamente una de cada cinco pacientes tenían lesiones tumorales con ganglios afectados, señaló, y casi 10% de los tumores tenían positividad para HER2, que son biológicamente invasivos.

La prueba genómica se comparó con la valoración clínica utilizando el conjunto de herramientas Adjuvant! Online, y se clasificaron las pacientes en una de cuatro categorías.

Las pacientes que fueron clasificadas bajo la categoría de bajo riesgo según las pruebas genómicas y clínicas, es decir, Riesgo genómico-bajo, Riesgo clínico-bajo (n = 2743; 41%) — no recibieron quimioterapia, y los resultados demuestran que tenían los mejores resultados, con una supervivencia a 5 años sin metástasis a distancia del 97,6%.

A las pacientes que se clasificaron bajo la categoría de alto riesgo mediante ambas medidas —es decir, Riesgo genómico-alto, Riesgo clínico-alto (n = 1807; 27%)— se les recomendó enfáticamente recibir quimioterapia, pero a pesar de esto tuvieron los peores resultados, con una tasa de supervivencia a 5 años sin metástasis a distancia del 90,6%.

La principal parte del estudio se enfocó en las pacientes en las cuales los resultados eran discordantes, habiéndose clasificado bajo la categoría de alto riesgo con una medida, pero de bajo riesgo con la otra, y estas pacientes fueron distribuidas en forma aleatoria para recibir o no quimioterapia (esquemas a base de antraciclina o taxano). Las pacientes también recibieron tratamiento endocrino (tamoxifeno durante 2 años seguido de letrozol durante 5 años o letrozol durante 7 años).

Los resultados en estos dos grupos discordantes fueron similares, con una tasa de supervivencia sin metástasis a distancia a 5 años del 94,8% en las pacientes de la categoría Riesgo clínico-alto, Riesgo genómico-bajo (n = 1550; 23%), y una tasa de 95,1% en las mujeres de la categoría Riesgo clínico-bajo, Riesgo genómico-alto (n = 592; 9%).

Las curvas para las pacientes que recibieron quimioterapia casi se superpusieron a las que no la recibieron, dijo la Dra. Piccart, señalando que la quimioterapia no tuvo ninguna ventaja.

“Sabemos que no todas las pacientes que en la actualidad reciben quimioterapia posquirúrgica necesitan el tratamiento, y presentan eventos adversos graves sin obtener ventajas clínicas”, comentó la Dra. Piccart. Estos nuevos resultados demuestran que el empleo de este análisis genómico ayuda a identificar a las pacientes que pueden omitir la quimioterapia, aun cuando en la valoración clínica tengan una categoría de alto riesgo.

En este debate, el Dr. Burstein dijo que las implicaciones del estudio MINDACT y otros estudios recientes relacionados son que “la mayoría de los tumores malignos en etapa I y II con negatividad para HER2 y positividad para ER, incluidos los tumores en etapa N1, justifican la caracterización genómica del tumor para la toma óptima de decisiones, sobre todo, seleccionar la conveniencia de recibir quimioterapia”.

La Dra. Piccart refiere prestar sus servicios como consultora de varias compañías farmacéuticas, pero declaró que los conflictos de interés no son relevantes para este estudio. El Dr. Burstein ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....