El talco y el cáncer de ovario: ¿cuál es la evidencia científica?

Nick Mulcahy

Conflictos de interés

29 de febrero de 2016

Esta semana, un tribunal en St. Louis ordenó a Johnson & Johnson pagar 72 millones de dólares en daños a la familia de una mujer que falleció por cáncer de ovario a los 62 años y que por mucho tiempo fue usuaria de los productos de talco de la compañía, según informó Medscape Medical News .

El tribunal encontró culpable de negligencia a Johnson & Johnson por no advertir y por conspirar para ocultar los riesgos potenciales de sus productos derivados de talco, según los reportes de las noticias.

Así que el lego se ha pronunciado. Pero ¿qué dicen los estudios y los investigadores en torno al posible riesgo de que se presente cáncer de ovario por el empleo de talco para higiene femenina en la región genital o rectal"?

Un análisis realizado por Medscape Medical News reveló que la literatura tiene resultados contradictorios y que los expertos tienen interpretaciones contradictorias de esa evidencia.

El hecho de que incluso se cuestione el talco como un riesgo para el cáncer de ovario puede sorprender a algunos profesionales, dijo el Dr. Daniel Cramer, ScD, un ginecoobstetra del Brigham and Women's Hospital y de la Escuela Médica Harvard en Boston y un investigador prominente en este campo.

"Algunos médicos ―incluso algunos ginecólogos― nunca habrán oído de esta relación", dijo a Medscape Medical News. "Algunos médicos me han dicho '¿Talco? ¿Todavía lo venden?'"

El talco es una causa de cáncer de ovario, dice el Dr. Cramer, quien fue el autor principal del estudio en que se vinculó la utilización del talco con el cáncer de ovario en 1982 y también atestiguó en el juicio de Johnson & Johnson como testigo experto remunerado.

Citó 20 estudios de casos y testigos bien realizados, que apoyan la relación durante los últimos 30 años, incluido un estudio reciente del cual fue coautor, mismo que fue publicado hace apenas unos meses (Epidemiology. Publicado en versión electrónica el 17 de diciembre de 2015).

En los estudios de casos y testigos se cita en promedio un incremento aproximado del 30% en el riesgo de cáncer de ovario con la utilización de talco, y hay pruebas de una relación dosis-respuesta en algunos estudios, dijo.

Karin Rosenblatt, PhD, profesora de salud pública en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, también estima que el incremento del riesgo es de cerca del 30% y está de acuerdo en torno a la evidencia indicativa de dosis-respuesta, que es parte del fundamento de las relaciones causales.

Sin embargo, la Dra. Rosenblatt, quien también fue la autora principal de un estudio de casos y testigos que reveló una relación positiva (Cancer Causes Control. 2011;22:737-742), no está segura de la significación de los datos.

 
No puedo asegurar que el talco sea un riesgo definido.
 

"No puedo afirmar a ciencia cierta que es un riesgo definido", dijo la Dra. Rosenblatt, quien no tiene vínculos con la industria, en una entrevista con Medscape Medical News.

Asimismo, las principales organizaciones sobre cáncer no lo tienen definido.

Por ejemplo, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) dijo que clasificó el talco como "posiblemente" carcinógeno para los seres humanos y un informe de la American Cancer Society (ACS) en 2014, recomienda más investigación y declara: "si existe un incremento del riesgo, es posible que el incremento en general sea muy pequeño".

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....