COMENTARIO

De Aedes a Zika: los virus transmitidos por mosquitos son un problema creciente

Dr. Paul G. Auwaerter

Conflictos de interés

11 de enero de 2016

Hola, soy Paul Auwaerter de Medscape Infectious Diseases y la División de las Enfermedades Infecciosas de Johns Hopkins, y voy a hablarles sobre las infecciones relacionadas con los viajes. En esta estación de invierno, muchas personas tienen pensado viajar a climas más cálidos. Los mosquitos suelen habitar en estos ambientes y se considera que no son más que un problema peatonal fastidioso.

Sin embargo, en el último par de años tres virus han captado mucha atención al plantear problemas no sólo para viajeros, sino también para personas que viven en Centroamérica, Sudamérica así como en el Caribe. El virus de chikungunya apareció inicialmente hace unos dos años, ocasionando centenares de miles de casos. En 2014 se comenzaron a identificar casos de viajeros que regresaban.[1] El virus chikungunya puede ocasionar dolor musculoesquelético muy intenso y raras veces secuelas neurológicas y artríticas a largo plazo. La transmisión local se ha documentado incluso en Florida, Puerto Rico y las Islas Vírgenes.

Además del virus de chikungunya, está el virus más grave del dengue que ha estado en el radio de atención de muchos funcionarios de salud pública durante años. El dengue también produce fiebre, cefalea y mialgias y artralgias y a menudo es difícil distinguir entre los dos virus. El dolor retroorbitario, si se presenta, podría ser una manifestación distintiva del dengue. La hemorragia es más frecuente con el dengue, el cual puede ocasionar exantema petequial o la complicación más temida del dengue, la fiebre hemorrágica.

Se sabe que el virus del dengue es endémico en las Islas Vírgenes y en Puerto Rico, pero se han observado casos en Texas y el sur de Florida. Es interesante que Hawái en la actualidad esté experimentando un pequeño brote epidémico en la Isla Grande (probablemente por un caso importado) donde se han comunicado más de 181 casos desde septiembre de 2015.[2]

Para los viajeros estos virus podrían ser una causa de preocupación. Sin embargo, en la actualidad Brasil está experimentando un brote espectacular de dengue, donde se han comunicado hasta la fecha más de 1,5 millones de casos. Esta cifra considerable ha orillado a los funcionarios de salud pública en Brasil a aprobar la vacuna contra el dengue de Sanofi Pasteur, que ha sido objeto de estudios clínicos.[3] La vacuna al parecer protege contra cuatro serotipos de dengue, con una reducción de cerca del 60% de la enfermedad en los niños. Puede proteger más contra el dengue grave y la necesidad de hospitalización, aunque hacia el tercer año después de la inmunización hubo un repunte en niños más pequeños que necesitaron hospitalización y que aún no se ha comprendido del todo. Sin embargo, la vacuna ha impresionado a los funcionarios de salud pública, no sólo en Brasil, sino en otros dos países que han aprobado la vacuna  ―Filipinas y México―  como una de las pocas herramientas diferentes a las medidas sistemáticas de evitación del mosquito para ayudar a combatir la epidemia del dengue.

Ahora, un tercer virus, el virus de Zika, ha sido una causa de inquietud. Este virus, descrito inicialmente en África y el sudeste de Asia, al parecer ahora es epidémico en Brasil. El virus de Zika también se ha comunicado en México y sin duda probablemente está en otras partes con la misma distribución en el hemisferio norte y sur, o ciertamente pronto estará.[4] Es un flavivirus muy parecido a la fiebre del dengue o a la fiebre amarilla. Puede ocasionar fiebre, exantema, artralgia y conjuntivitis, pero por lo general no ha producido muerte o enfermedad grave.

Sin embargo, puede confundir por cuanto el virus de Zika representa un tercer virus que se debe tomar en cuenta y que puede ser difícil de diferenciar con base en los datos clínicos de otros dos virus. Asimismo, hay inquietud en torno a un aumento de las tasas de malformaciones congénitas en Brasil, principalmente microcefalia, que podrían ser causadas por el virus de Zika. No está clara la vinculación, pero la posibilidad ha creado mucha inquietud en mujeres embarazadas en ese país.

Para los viajeros estadounidenses aún no se cuenta con la vacuna contra el dengue. Por consiguiente, evitar el mosquito es la única medida práctica para prevenir esta enfermedad. Este bonito folleto de Centers for Disease Control and Prevention (CDC)[5] describe maniobras recomendadas para evitar el mosquito que deberán seguirse con el mayor cuidado posible por todas las personas que estén planeando viajar a zonas donde podrían adquirir una enfermedad transmitida por mosquitos.

El virus de Zika es nuevo desde el punto de vista diagnóstico y no se cuenta con pruebas fáciles.[6] Se debe contactar a las autoridades sanitarias locales para enviar una muestra al CDC a fin de que se realicen pruebas de reacción en cadena de la polimerasa o pruebas de anticuerpo. Sin embargo, hay que tener presente que si se está valorando a un paciente que recientemente ha regresado de Centroamérica o Sudamérica, con una enfermedad febril, exantema y artralgias, hay que mantener la sospecha del virus de Zika, junto con los de chikungunya y el dengue.

Gracias por su atención.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....