ECG: El rompecabezas de la palpitación

Dr. Philip J. Podrid

4 de enero de 2016

Comentario

Hay un ritmo regular con una frecuencia de 140 lpm. El complejo QRS es amplio (0,16 s). Hay una onda R inicial en la derivación V1 (← en Figura 2), pero la configuración no se parece a un bloqueo típico de rama derecha o izquierda. El eje está dirigido hacia la derecha entre +90° y +180° (complejo QRS negativo en la derivación I y negativo en la derivación a VF). No se observan ondas P regulares antes de cada complejo QRS, pero se ven despolarizaciones positivas esporádicas antes de algunos de los complejos QRS y dentro de las ondas ST-T, lo que da por resultado irregularidades de las ondas ST-T (+ en Figura 2). Estas probablemente son ondas P y tienen una relación variable con los complejos QRS. Por consiguiente, esto representa una disociación AV.

La disociación AV con una taquicardia compleja amplia es característica de la taquicardia ventricular. Por otra parte, el cociente R/S del complejo QRS en las derivaciones V3-V4 es >1, y la onda R es >100 ms. Esto también es característico de un complejo ventricular porque indica que las fuerzas iniciales son lentas. En cambio, se observa un cociente R/S <1 o una onda R <100 ms con un complejo supraventricular que es aberrante (es decir, son las fuerzas terminales de los complejos QRS las que están lentas o retardadas). El cociente R/S >1 también es compatible con una taquicardia ventricular.

Figura 2. Taquicardia ventricular. Imagen cortesía del Dr. Podrid.

Contenidos relacionados

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....