Cerrar

Referencias

  1. de Onís M, Monteiro C, Akré J, Glugston G. The worldwide magnitude of protein-energy malnutrition: an overview from the WHO Global Database on Child Growth. Bull World Health Organ. 1993;71:703-12. Full Text. PMID: 8313488
  2. Yoshida H, Tsuji K, Sakata T, Nakagawa A, Morita S. Clinical study of tongue pain. Serum zinc, vitamin B12, folic acid, and copper concentrations, and systemic disease. Br J Oral Maxillofac Surg. 2010;48:469-72. PMID: 19735964
  3. Iron-Deficiency Anemia. American Society of Hematology. Available at: http://www.hematology.org/Patients/Anemia/Iron-Deficiency.aspx. Accessed September 24, 2015.
  4. Williams ME. Examining the fingernails when evaluating presenting symptoms in elderly patients: observing the nail shape and surface. Medscape Family Medicine. November 3, 2009; Available at: http://www.medscape.com/viewarticle/712251_2. Accessed September 24, 2015.
  5. Bethel M, Lohr KM, Carbone LD, Machua W. Osteoporosis. Medscape Drugs & Diseases. Updated February 26, 2015. Available at: http://emedicine.medscape.com/article/330598-overview. Accessed September 24, 2015.
  6. Gaida JE, Alfredson H, Kiss ZS, Bass SL, Cook JL. Asymptomatic Achilles tendon pathology is associated with a central fat distribution in men and a peripheral fat distribution in women: a cross sectional study of 298 individuals. BMC Musculoskelet Disord. 2010 Mar 2;11:41. Full Text. PMID: 20196870
  7. Hegyi V, Schwartz RA. Dermatologic manifestations of pellagra. Medscape Drugs & Diseases. Updated March 3, 2014. Available at: http://emedicine.medscape.com/article/1095845-overview. Accessed September 24, 2015.
  8. Office of Dietary Supplements. Vitamin C: fact sheet for health professionals. National Institutes of Health. June 5, 2013. Available at: http://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminC-HealthProfessional. Accessed September 24, 2015.
  9. Johnson LE. Vitamin B12. Merck Manuals Professional Edition. October 2014. Available at: http://www.merckmanuals.com/professional/nutritional-disorders/vitamin-deficiency-dependency-and-toxicity/vitamin-b-sub-12-sub. Accessed September 24, 2015.
  10. Ansstas G, Thakore J, Gopalswamy N. Vitamin A deficiency. Medscape Drugs & Diseases. Updated June 11, 2014. Available at: http://emedicine.medscape.com/article/126004-overview. Accessed September 24, 2015.
  11. Dela Rosa KM, Satter EK. Acrodermatitis enteropathica. Medscape Drugs & Diseases. Updated December 13, 2013. Available at: http://emedicine.medscape.com/article/1102575-overview. Accessed September 24, 2015.
  12. Salen PN. Wernicke encephalopathy. Medscape Drugs & Diseases. Updated September 12, 2014. Available at: http://emedicine.medscape.com/article/794583-overview. Accessed September 24, 2015.
  13. Danks DM. Copper deficiency in humans. Annu Rev Nutr. 1988;8:235-57. Full Text. PMID: 3060166
  14. Halfdanarson TR, Kumar N, Li CY, Phyliky RL, Hogan WJ. Hematological manifestations of copper deficiency: a retrospective review. Eur J Haematol. 2008 Jun;80:523-31. PMID: 18284630.
  15. Tan JC, Burns DL, Jones HR. Severe ataxia, myelopathy, and peripheral neuropathy due to acquired copper deficiency in a patient with history of gastrectomy. JPEN J Parenter Enteral Nutr. 2006 Sep-Oct;30(5):446-50. PMID: 16931615
  16. Chang CH. Menkes Disease. Medscape Drugs & Diseases. Updated October 30, 2014. Available at: http://emedicine.medscape.com/article/1180460-overview. Accessed September 24, 2015.

Image Sources

  1. Diapositiva 1: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:The_Pictures_of_Health_DVIDS227980.jpg.
  2. Diapositiva 2: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Glossite.jpg. Diapositiva 3: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Anemia.JPG?fastcci_from=27363912&c1=27363912&d1=15&s=200&a=list.
  3. Diapositiva 4: http://emedicine.medscape.com/article/1096183-overview. Imagen 7.
  4. Diapositiva 5: http://report.nih.gov/nihfactsheets/ViewFactSheet.aspx?csid=56.
  5. Diapositiva 6: http://openi.nlm.nih.gov/detailedresult.php?img=2841085_1471-2474-11-41-1&req=4.
  6. Diapositiva 7: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:VitaminD_levels_and_bone_diseases.svg.
  7. Diapositiva 8: http://emedicine.medscape.com/article/412862-overview. Imagen 1.
  8. Diapositiva 9: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Struma_001.jpg?fastcci_from=28850003&c1=28850003&d1=15&s=200&a=list.
  9. Diapositiva 10: http://emedicine.medscape.com/article/120034-overview. Imagen 1.
  10. Diapositiva 11: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Kbdpatient.jpg.
  11. Diapositiva 12: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Pellagra2.jpg.
  12. Diapositiva 13: http://phil.cdc.gov/phil/details.asp?pid=3757..
  13. Diapositiva 14: http://emedicine.medscape.com/article/125350-overview. Imagen 2.
  14. Diapositiva 15: http://phil.cdc.gov/phil/details.asp?pid=6238.
  15. Diapositiva 16: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Scorbutic_gums.jpg.
  16. Diapositiva 17: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Scorbutic_tongue.jpg.
  17. Diapositiva 18: http://emedicine.medscape.com/article/1152670-overview. Imagen 3.
  18. Diapositiva 19: http://emedicine.medscape.com/article/200184-overview. Imagen 5.
  19. Diapositiva 20: http://phil.cdc.gov/phil/details.asp?pid=6189.
  20. Diapositiva 21: http://phil.cdc.gov/phil/details.asp?pid=6240.
  21. Diapositiva 22: http://emedicine.medscape.com/article/912075-overview. Imagen 1.
  22. Diapositiva 23: http://emedicine.medscape.com/article/912075-overview. Imagen 2.
  23. Diapositiva 24: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Angular_Cheilitis.JPG.
  24. Diapositiva 25: http://emedicine.medscape.com/article/794583-workup. Imagen 1.
  25. Diapositiva 26: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Ring_Sideroblast_smear_2010-01-13.JPG.
  26. Diapositiva 27: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Menkes_disease4.jpg.
Cerrar

Autores

Dr. George M Yousef
Fellow de Cardiología
Sección de Cardiología
Departamento de Medicina Interna
Joan C. Edwards School of Medicine at Marshall University
Huntington, WV
Conflicto de interés: el Dr. George M. Yousef, ha declarado no tener conflictos de interés económico pertinentes.

Dr. Mose July
Fellow de Endocrinología
Sección de Endocrinología
Departamento de Medicina Interna
Joan C. Edwards School of Medicine at Marshall University
Huntington, WV
Conflicto de interés: el Dr. Mose July ha declarado no tener conflictos de interés económico pertinentes.

Dra. Lynne Goebel
Profesora
Departamento de Medicina Interna y Geriatría
Joan C. Edwards School of Medicine at Marshall University
Huntington, WV
Conflicto de interés: la Dra. Lynne Goebel ha declarado no tener conflictos de interés económico pertinentes.

Editor
Mark P. Brady, PA-C
Personal Adjunto y Preceptor
Programa de Asistente Médico
University of New England and Tufts University School of Medicine
Asistente Médico
Departamento de Medicina de Urgencias
Cambridge Hospital, Cambridge Health Alliance
Cambridge, MA
Conflicto de interés: Mark P. Brady, PA-C ha declarado no tener conflictos de interés económico pertinentes.

Revisor
Dr. Asim Maqbool
Profesor Asociado
Departamento de Pediatría
University of Pennsylvania Perelman School of Medicine
Médico Asistencial
División de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición
The Children's Hospital of Philadelphia
Philadelphia, PA
Conflicto de interés: el Dr. Asim Maqbool ha declarado no tener conflictos de interés económico pertinentes.

Esta presentación fue publicada originalmente en Medscape.com  el 30 de septiembre de 2015

Cargando...

Cerrar<< Medscape

21 indicios para diagnosticar deficiencias nutricionales

Dr. George M. Yousef; Dr. Mose July; Dra. Lynne Goebel  |  30 de septiembre de 2015

Cerrar
Pase
Diapositiva 1

La desnutrición es definida por la Organización Mundial de la Salud como un "desequilibrio celular entre el aporte de nutrimentos y la energía que el cuerpo necesita para asegurar su crecimiento, su mantenimiento y sus diferentes funciones específicas" [1] Muchas enfermedades son causadas directa o indirectamente por una falta de nutrimentos esenciales en la alimentación. Evalúe sus conocimientos de las deficiencias nutricionales mostradas en los siguientes casos.

La niña afgana de 8 meses que aparece en esta imagen fue llevada a un hospital por su madre para inscribirla en un programa de alimentación suplementaria.

Imagen cortesía de Wikimedia Commons | Master Sgt. Tracy DeMarco

Diapositiva 2

La lengua y la cavidad bucal suelen ser las primeras regiones del cuerpo en mostrar signos indicativos de una deficiencia de vitamina. Las anomalías de la lengua se manifiestan como glositis y atrofia de las papilas, úlceras, fisuras, sensación de ardor y hormigueo. Obsérvense los cambios en la mucosa papilar de esta paciente que adoptaron la forma de surcos dispersos y pérdida de las papilas filiformes. [2]

Imagen cortesía de Wikimedia Commons/Grook Da Oger

Diapositiva 3

La palidez de la piel también puede ser indicio de una deficiencia, como en la mano pálida de esta mujer con anemia grave (izquierda) en comparación con la mano normal de su esposo (derecha). La deficiencia de hierro puede fluctuar desde el agotamiento de las reservas de hierro sin alteración funcional o de la salud hasta la deficiencia de hierro con anemia, que afecta al funcionamiento de varios órganos y sistemas. La deficiencia de hierro es un problema en virtud de que puede retrasar la función motora o cognitiva normal en los lactantes, aumentar el riesgo de peso subnormal o de lactantes prematuros, y ocasionar fatiga en adultos, lo que altera su capacidad para realizar trabajos físicos. La deficiencia de hierro también puede afectar a la memoria o a otras funciones mentales en los adolescentes. [3]

Imagen cortesía de Wikimedia Commons | Dr. James Heilman.

Diapositiva 4

Los cambios en las uñas pueden ser una clave para el diagnóstico de algunas deficiencias de vitamina. La coiloniquia (uñas en cuchara, mostrada en la imagen) puede asociarse a deficiencia de hierro y deficiencia de proteína (sobre todo deficiencia de aminoácidos que contienen sulfuro, como cisteína o metionina). Las cuentas que parecen desprenderse de la uña como si fueran cera se relacionan con deficiencias de vitamina B6 y algunos trastornos endocrinos (por ejemplo, diabetes mellitus, trastornos tiroideos y enfermedad de Addison). Las uñas de color gris pardo pueden relacionarse con deficiencia de vitamina B-12. Un reborde ungueal central puede deberse a deficiencia de hierro, deficiencia de ácido fólico o deficiencia de proteína. [4]

Imagen cortesía de Medscape

Diapositiva 5

Las deficiencias nutricionales también pueden ser evidentes en los huesos. En comparación con el hueso normal (izquierda), el hueso osteoporótico (derecha) es muy frágil y tiene más riesgo de fracturas aun después de traumatismos mínimos. Múltiples factores alimentarios influyen en el equilibrio de la producción de hueso. La osteoporosis secundaria puede deberse a desnutrición o a una deficiencia subyacente de calcio, magnesio, vitamina D o proteína. Este tipo de osteoporosis afecta a hasta un tercio de las mujeres posmenopáusicas, al igual que a numerosos hombres y mujeres premenopáusicas. [5]

Imagen cortesía de US Department of Health and Human Services

Diapositiva 6

Se puede utilizar un examen de radioabsorciometría de doble energía (DRA) (mostrado en la imagen) para medir la densidad mineral ósea. Una mujer de 62 años presentó mialgias generalizadas y algunas dificultades para caminar. No estaba tomando ningún medicamento o suplemento y no se había realizado ninguna detección previa de la densidad ósea. La DRA reveló una calificación T de -2,5 en el cuello del fémur. Se investigó la concentración sérica de 25-hidroxivitamina D (25 (OH)D) y se determinó que era de 15 ng/ml.

¿Cuáles de las siguientes aseveraciones en torno al estado de esta paciente es más exacta?

  1. Una concentración de 25 (OH)D superior a 30 ng/ml contribuye a la mejor absorción de calcio.
  2. Se observa una eficacia antifractura cuando la concentración de 25 (OH)D supera los 32 ng/ml
  3. La concentración de hormona paratiroidea comienza a aumentar cuando la concentración de 25(OH)D es inferior a 34 ng/ml
  4. Se define la deficiencia de vitamina D como una concentración de 25(OH)D de 15 o 20 ng/ml.

Imagen cortesía de National Institutes of Health/JE Gaida H. Alfredson, ZS Kiss, SL Bass, JL Cook [6]

Diapositiva 7

Se define la deficiencia de vitamina D como una concentración de 25(OH)D de 15 o 20 ng/ml.

Respuesta: D. Se define la deficiencia de vitamina D cuando la concentración de 25(OH)D es de 15 o 20 ng/ml

La concentración de vitamina D se determina mejor mediante la cuantificación de 25(OH)D en suero. Una concentración de 25(OH)D superior a 32 ng/ml contribuye a la mejor absorción de calcio y una concentración mayor de 30 ng/ml se relaciona con una eficacia antifractura observada. La concentración de hormona paratiroidea comienza a aumentar cuando la concentración de 25(OH)D es inferior a 31 ng/ml y puede considerarse otro marcador de insuficiencia. La deficiencia de vitamina D en los adultos origina osteomalacia, en tanto que en los niños se manifiesta como raquitismo.

Imagen cortesía de Wikimedia Commons/Easchiff

Diapositiva 8

El raquitismo (mostrado en la imagen) puede ocurrir en niños cuando tienen deficiencia de metabolitos de la vitamina D. La vitamina D aumenta la absorción de calcio desde el intestino delgado y también incrementa la absorción de fosforo, ambos indispensables para la mineralización ósea. Un niño afroestadounidense que vive en un clima del norte en un ámbito urbano tiene un alto riesgo de deficiencia de vitamina D, sobre todo entre octubre y marzo. Es menos frecuente que una deficiencia de calcio o de fosforo también produzca raquitismo.

Imagen cortesía de Medscape

Diapositiva 9

Una mujer de 45 años recientemente emigró de Australia a Estados Unidos. Tiene estreñimiento de varias semanas de duración, está presentado una mayor sensibilidad al clima frío y ha tenido un incremento de peso de 4,5 kg en los últimos dos meses pese a una disminución del apetito. También describe llenura subjetiva en la superficie anterior de su cuello (mostrada en la imagen).

¿Cuáles de las siguientes deficiencias pueden ser causa del estado de esta paciente?

A. Yodo
B. Cobre
C. Selenio
D. Yodo y selenio
E. Todas las anteriores

Imagen cortesía de Wikimedia Commons/Drahreg01

Diapositiva 10

Respuesta: D. Yodo y selenio

Esta paciente presentó signos y síntomas de hipotiroidismo, incluido un bocio (mostrado en la imagen). El bocio es un crecimiento de la glándula tiroides a consecuencia de la deficiencia de yodo, la causa más frecuente de hipotiroidismo en todo el mundo. El selenio también tiene una función relacionada con la glándula tiroides y es necesario para la conversión de tiroxina (T4) en la triyodotironina (T3) más activa que el cuerpo utiliza a un nivel celular.

Imagen cortesía de Medscape

Diapositiva 11

Las deficiencias concomitantes de selenio y yodo también contribuyen a la enfermedad de Kashin-Beck (KBD, mostrado en imágenes). La KBD es una osteocondropatía endémica crónica frecuente en China. Su principal característica patológica es la necrosis de cartílago. Los síntomas de KBD consisten en artralgias, rigidez matutina, alteraciones de la flexión y la extensión de los codos, aumento de las articulaciones interfalángicas y limitaciones en el movimiento de muchas articulaciones.

Imagen cortesía de Wikimedia Commons/Minatanaka

Diapositiva 12

Un hombre de 55 años acude con los cambios en la piel que se muestran. Está tomando isoniazida para tratamiento de tuberculosis del tubo digestivo (GI). También presenta alteraciones digestivas de algunas semanas de evolución, acompañadas de irritabilidad y tristeza.

¿Cuáles de las siguientes aseveraciones sobre el estado de este paciente son las más exactas?

A. Los cambios en la piel mostrados nunca son pruriginosos
B. Este trastorno puede resolverse espontáneamente sin tratamiento
C. Los suplementos de vitamina B-6 (piridoxina) evitan este trastorno
D. Esté trastorno es menos factible de presentarse en personas que obtienen su energía principalmente de los alimentos derivados del maíz

Imagen cortesía de Wikimedia Commons/Dr. Herbert L. Fred y Hendrik A. van Dijk

Diapositiva 13

title test

Respuesta: A. Los cambios cutáneos que se muestran nunca son pruriginosos.

Como lo señala el exantema del collar de Casal (mostrado en la imagen), este paciente tiene pelagra. La pelagra suele deberse a una falta crónica de vitamina B-3 (niacina) en la alimentación. Aunque también puede ser una complicación del tratamiento con isoniazida y puede presentarse pese al suplemento de piridoxina. Las personas que obtienen la mayor parte de su energía alimentaria del maíz suelen resultar afectadas. Las manifestaciones clínicas principales de la pelagra son las cuatro D: dermatitis fotosensible, diarrea, demencia y deceso. Las manifestaciones dermatológicas de este trastorno son descamación, eritema, formación de escamas y queratosis en zonas expuestas a la luz solar (flecha) [7].

Imagen cortesía de Centers for Disease Control and Prevention (CDC)

Diapositiva 14

Una mujer de 64 años presenta un exantema en las dos piernas (mostrado en la imagen). Tiene antecedentes personales patológicos complejos (cáncer de mama, trombosis venosa recidivante, cáncer de tiroides papilar, anemia, leucopenia, esplenomegalia y bronquiectasia). Niega tener dolor, prurito o traumatismo y afirma que no ha tenido contacto con plantas, jabones nuevos o lociones. Estuvo recibiendo warfarina durante varios meses, con un índice internacional normalizado de rango terapéutico y una cifra de plaquetas de 177,000/µl. Los antecedentes alimentarios revelan que la paciente estaba limitando su ingesta de frutas y verduras.

¿Cuál de los siguientes es el diagnóstico más probable?

A. Púrpura senil
B. Púrpura trombocitopénica idiopática
C. Deficiencia de vitamina C
D. Anticoagulación excesiva con warfarina

Imagen cortesía de Medscape

Diapositiva 15

Respuesta: C. Deficiencia de vitamina C

La hemorragia perifolicular (mostrada en la imagen) es un indicio de deficiencia de vitamina C (ácido ascórbico). La ingesta insuficiente de vitamina C produce escorbuto, una enfermedad que se caracteriza por fatiga, debilidad generalizada de tejidos conjuntivos y fragilidad capilar. Puesto que no puede ser sintetizada por el cuerpo humano, la vitamina C es un componente esencial de la alimentación y su deficiencia se evita a través del consumo de frutas o verduras o de una alimentación fortificada con ácido ascórbico [8].

Imagen cortesía de CDC

Diapositiva 16

El paciente que se muestra en esta imagen presentaba encías escorbúticas (flechas) atribuibles a deficiencia de vitamina C. Los cambios bucales relacionados con la deficiencia de vitamina C comprenden inflamación de las encías (gingivitis) así como edema y hemorragia de las encías y aflojamiento o pérdida de dientes. La alteración de la síntesis de colágeno y ulteriormente los tejidos conjuntivos debilitados ocasionan estos cambios. La deficiencia de vitamina C es infrecuente en Estados Unidos, pero las personas que ingieren escasa o nula vitamina C (es decir, menos de casi 10 mg/día) durante muchas semanas pueden adquirir escorbuto.

Imagen cortesía de Wikimedia Commons/Anetode

Diapositiva 17

La lengua escorbútica es otro cambio bucal que se puede identificar en pacientes con escorbuto. Esta niña presentaba inflamación de la lengua (glositis, mostrada en la imagen), que comprendía zonas de eritema y hemorragias petequiales en la submucosa.

¿Cuáles otras deficiencias nutricionales afectan a la lengua?

A. Vitamina B-12 y hierro
B. Ácido fólico y piridoxina
C. Riboflavina y niacina
D. Vitamina A y cinc
E. Todas las anteriores

Imagen cortesía de Wikimedia Commons/Anetode

Diapositiva 18

Respuesta: E. Todas las anteriores

Una mujer de 75 años de edad presenta una palidez de color amarillo limón y glositis atrófica (aspecto liso y brillante de la lengua con pérdida de papilas filiformes, mostradas en la imagen). Sus antecedentes quirúrgicos son relevantes para una gastrectomía completa realizada dos años antes. Una hematimetría completa revela una concentración de hemoglobina de 10 g/100 ml. Se muestra su frotis en sangre periférica en la siguiente imagen.

Imagen cortesía de Medscape

Diapositiva 19

El frotis de sangre periférica de la paciente previa (mostrado en la imagen) se caracteriza por anisocitosis, macroovalocitos y neutrófilos hipersegmentados compatibles con anemia megaloblástica. En Estados Unidos, la anemia megaloblástica muy probablemente se debe a deficiencia de vitamina B-12 (la fortificación de ácido fólico ha convertido a la anemia megaloblástica con deficiencia de folato en un trastorno muy infrecuente) [9]. Es crucial reconocer los cambios bucales y otros signos iniciales de anemia megaloblástica de manera que se pueda iniciar el tratamiento de reposición antes que ocurran efectos neurológicos irreversibles. La macrocitosis precede a la anemia megaloblástica y es más frecuente. Los signos neurológicos de anemia megaloblástica comprenden signos raquídeos posteriores, seguidos de alteraciones en la marcha, problemas visuales, delirio y demencia.

Imagen cortesía de Medscape

Diapositiva 20

Un hombre de 35 años que recientemente emigró de Kenia a Estados Unidos ha tenido irritación ocular durante varias semanas. La exploración revela xeroftalmía moderada con formación excesiva de moco en la superficie corneal y manchas de fluoresceína corneal punteadas (mostradas en la imagen). Sus antecedentes personales patológicos son relevantes para cálculos biliares y un ataque de pancreatitis aguda.

¿Cuáles de las siguientes aseveraciones en torno a la deficiencia de nutrimientos en este paciente es la más exacta?

A. El riñón es el principal lugar de almacenamiento de un nutrimento deficiente
B. El nutrimento se deriva solo de fuentes animales
C. Las necesidades diarias recomendadas de este nutrimiento en un hombre adulto mayor de 19 años son 900 mg
D. La deficiencia de cinc puede afectar al metabolismo del nutrimento

Imagen cortesía de CDC

Diapositiva 21

Respuesta: D. La deficiencia de cinc puede afectar al metabolismo del nutrimento.

Además de la xeroftalmia (sequedad de los ojos), otros signos iniciales de deficiencia de vitamina A son glositis y caries dental (mostrada en la imagen). La vitamina A es una vitamina liposoluble que desempeña un papel en la integridad epitelial de los ojos, el aparato respiratorio y las vías urinarias y el tubo digestivo. Los síntomas y signos comunes de deficiencia de vitamina A son manchas de Bitot, ceguera, adaptación deficiente a la obscuridad, queratomalacia, perforación corneal, sequedad de la piel, hiperqueratosis folicular y prurito. Cualquier trastorno que afecte a la absorción de lípidos puede aumentar el riesgo de deficiencia de vitamina A. Alrededor de 50% a 80% de la vitamina A se almacena en el hígado [10].

Imagen cortesía de CDC

Diapositiva 22

Una niña de 2 años de edad presenta diarrea persistente y cambios en la piel alrededor de orificios que consisten en placas eritematosas brillantes muy bien delimitadas (mostradas en la imagen). La madre también nota que a la niña se le está cayendo el cabello. Se ha destetado a la niña a la edad de 5 meses. Su hermano tuvo el mismo trastorno a los 3 años de edad.

¿Cuál de las siguientes aseveraciones sobre el estado de la paciente es la más correcta?

A. Este trastorno se transmite de una manera autosómica dominante
B. Verificar las concentraciones séricas de fosfatasa alcalina puede ayudar a establecer el diagnóstico
C. Las uñas siempre son normales en este trastorno
D. El análisis de la leche materna no puede ayudar al diagnóstico

Imagen cortesía de Medscape

Diapositiva 23

Respuesta: B. Verificar las concentraciones séricas de fosfatasa alcalina puede ayudar a establecer el diagnóstico.

La niña tiene acrodermatitis enterohepática, un trastorno metabólico autosómico recesivo que produce deficiencia de cinc y que se caracteriza por dermatitis acral y alrededor de orificios, alopecia y diarrea. Las lesiones mejoraron algunas semanas después del tratamiento con cinc (mostrado en la imagen). En la acrodermatitis enterohepática, la leche materna suele proporcionar suficiente cinc biodisponible hasta cerca de los 5 meses de edad, tiempo después del cual se necesitan alimentos complementarios para proporcionar cinc adicional. La determinación de la concentración de cinc en la leche materna permite distinguir entre las deficiencias congénitas y las adquiridas. La reducción de la fosfatasa alcalina en suero puede indicar deficiencia de cinc ante una concentración sérica normal de este oligoelemento. La hipocinquemia en adultos suele deberse a una deficiencia alimentaria. Otras causas comunes son absorción deficiente, procedimientos de cirugía bariátrica, diarrea, hepatopatía crónica, nefropatía crónica, anemia depranocítica, diabetes y cáncer [11].

Imagen cortesía de Medscape

Diapositiva 24

La queilitis angular (queilosis o estomatitis angular) es una lesión inflamatoria de la comisura de la boca (mostrada en la imagen). En los casos graves las causas frecuentes de queilitis son deficiencia de vitamina B-2 (riboflavina), anemia ferropénica, anorexia nerviosa o bulimia, síndrome de Plummer-Vinson, clima (labios agrietados), infecciones (comúnmente micóticas) y medicamentos que resecan la piel (por ejemplo, isotretinoina).

Imagen cortesía de Wikimedia Commons/Dr. James Heilman

Diapositiva 25

Resonancia magnética (MRI) en un hombre de 60 años de edad con deficiencia de vitamina B-1 (tiamina) causada por un procedimiento de cirugía bariátrica, la que muestra señales muy intensificadas en la porción medial del tálamo (A), la sustancia gris periacueductal (B), los cuerpos mamilares (C), el vermis del cerebelo (B, C, D) y el cerebelo superior paravermiano (D) [12]. Las reservas de tiamina del organismo pueden agotarse después de un aporte inadecuado durante de 20 días. El beriberi es el hallazgo más frecuente y característico de la deficiencia de tiamina. La principal causa de deficiencia de tiamina en los países desarrollados es el alcoholismo; aproximadamente 40% de los alcohólicos tienen polineuropatía y 3% a 10% avanzan a la encefalopatía de Wernicke. Otras causas de deficiencia de tiamina son inanición e hiperémesis gravídica.

Imagen cortesía de Medscape

Diapositiva 26

Algunas deficiencias nutricionales suelen manifestarse por anemia que, en el examen del frotis periférico, muestra las mismas características dermatológicas observadas en los frotis de pacientes con síndromes mielodisplásicos (MDS), presentándose sideroblastos anulares. ¿Cuál de las siguientes deficiencias nutricionales puede presentarse con el tipo de anemia que se muestra aquí?

A. Hierro
B. Cobre
C. Plomo
D. Vitamina B-3 y hierro
E. Vitamina B-6 y cobre

Imagen cortesía de Wikimedia Commons/Paulo Henrique Orlandi Mourao

Diapositiva 27

Respuesta: E. Vitamina B-6 y cobre

La deficiencia de cobre, aunque infrecuente, puede originarse en combinación con otras deficiencias nutricionales y puede verse en pacientes con un antecedente de procedimiento de derivación gástrica a un segmento distal o un a síndrome de absorción deficiente. Las manifestaciones clínicas de la deficiencia de cobre son cabello frágil de formación anormal, despigmentación de la piel, anemia, mieloneuropatía, hepatomegalia y osteoporosis. Las manifestaciones neurológicas pueden parecerse a las de la deficiencia de vitamina B-12 [13-15]. La enfermedad del cabello ensortijado de Menkes (observada en el lactante que se muestra aquí) es un trastorno infrecuente ligado a X que se presenta cuando ocurre mutación de la proteína de transporte que interviene en la absorción de cobre en el intestino. Da lugar a una deficiencia de cobre grave que se manifiesta en una etapa temprana de la lactancia [16]. (Nota: la intoxicación por plomo, pero no la deficiencia de plomo, también puede originar el tipo de anemia observado en la imagen previa).

Imagen cortesía de Wikimedia Commons/AK Dafta, T. Ghosh, K. Nayak, M. Ghosh

< Previa Próxima >
  • Google+
  • LinkedIn
Salir Pantalla completa

.